Autor: Concurso Pangea

Concurso de matemáticas Pangea

¡Ya tenemos el enlace de inscripción!

No Comments

A través de este enlace ya podéis inscribir a los estudiantes que así lo deseen. Gracias por vuestra paciencia y ¡hasta pronto!.

Como ya sabéis, ya estamos a punto de iniciar el Concurso de Matemáticas Pangea. 

Esta edición es la primera en la que comenzamos con el examen online. En este caso, solo es necesario que los profesores se registren primero, y luego desde dentro, añadan a los alumnos que quieran participar.


Enlace de registro de profesores y el centro al que pertenecen:

https://pangeaconcurso.conductexam.in/teacher/register


PANEL DE CONTROL INTERNO PARA AÑADIR A LOS ESTUDIANTES:

image.png

  1. Se Pulsa sobre el icono de + Students
  2. Se añaden los estudiantes

Una vez que se registren todos los alumnos, recibirán las credenciales después de pulsar en Student, 

image.png
  1. En primer lugar, pulsar en Student
image.png

2- En segundo lugar, Export to excel file. Se descarga un Excel automáticamente para obtener las credenciales de los estudiantes, y así puedan realizar la prueba. Así de fácil.Por otro lado, este es el número de cuenta para que realicéis el ingreso de los dos euros por alumno (tres si lo estima el colegio oportuno, puesto que un euro es para el centro).
Banco Sabadell

Cuenta:ES90 0081 0144 6200 0191 7903 / BSAB ESBB  
CUENTA RELACIÓN
Titular:ASOCIACION PANGEA

La fecha límite de inscripción es el 18 de febrero.

Categories: Asociación Pangea

Matemáticas y música

No Comments

Las matemáticas apuntalan tanto de nuestro mundo moderno que es difícil imaginar la vida sin ellas, pero ¿de dónde vienen exactamente? ¿Nos las inventamos o es algo que descubrimos?

Los antiguos griegos no tenían dudas al respecto.

Al filósofo Pitágoras y sus seguidores los cautivaba tanto los patrones matemáticos que creían que los números eran un regalo divino, y parte de su fascinación era resultado de sus experimentos con la música.

Con ellos, descubrieron patrones que vinculaban los sonidos y sus relaciones con las proporciones numéricas de las que dedujeron la hermosura y lo placentero de la música.

Para ellos, eso no podía ser coincidencia: era una ventana a los mundos de los dioses.

Matemática armoniosa

“Cualquier sonido que escuches es producido por algo que se está moviendo. Si haces que la cuerda se vibre, produce un sonido”, le explica el matemático y músico Ben Sparks a la BBC

Pitágoras (c 560-c 480 a.C.) demostrando la relación matemática reconocida entre la longitud de la cuerda vibrante, la columna de aire o el tamaño del instrumento de percusión y las notas de escala musical. Tallado de Theo Gafurius ‘Theoricum opus musicae disciplinae’, 1480. Getty Images

“Lo que notaron los griegos es que puedes hacer que la cuerda vibre dos veces más rápido, reduciendo su longitud a la mitad”.

Entonces, si tocas la cuerda tensa, produces una nota. Si la vuelves a tocar pero pinzando la cuerda en el medio, inmovilizas parte de ella y sólo vibra la otra mitad, que producirá otra nota parecida pero definitivamente diferente.

Violonchelo y relación

“Eso es lo que llamamos una octava“, señala Sparks.

“En la octava, la relación de frecuencias es de 2:1”.

¿Habrá otras fracciones que suenen bien?, se preguntaron los griegos. Y efectivamente encontraron que otras divisiones de la cuerda en proporciones progresivas, producían sonidos considerados hermosos y bien proporcionados.

Sonidos como la quinta justa, en la que la proporción es de 3:2, es decir que la nota alta es dos tercios la longitud de la nota baja.

Pero, ¿qué sucede cuando tocas algo que no es una de esas fracciones ordenadas?

“Cuando las notas no están en estas proporciones simples, tendemos a notarlo aunque no estemos al tanto de las matemáticas”, asegura Sparks.

Los griegos encontraron que al pulsar otros fragmentos de la cuerda -demasiado próximas o mucho más lejanas y en una proporción difícil a la nota fundamental- producían sonidos desagradables a sus oídos.

En la quinta justa, el artista toca la cuerda primero sin interferir con sus dedos y luego apretando la cuerda 1/3 más abajo, de manera que sólo vibre el resto. BBC

¿Por qué razón otra existirían esos patrones si no para revelarnos el reino de los dioses?, pensaban los pitagóricos.

La música del Cosmos

“Para Pitágoras y sus seguidores, era importante descubrir el principio que ordenaba todo y lo encontraron en los números”, le dice a BBC Mundo el comentarista musical Ricardo Rozental.

“Explicaron las proporciones en las que se podían producir sonidos agradables y con los que era posible hacer una música que gustara al oído y, en consecuencia, favoreciera al espíritu y la inteligencia“.

La paciente observación del cielo arrojó conclusiones similares respecto del movimiento de los planetas y las estrellas, que no discurrían al azar sino en ciertos patrones que pudieron explicarse con proporciones numéricas.

La antigua teoría de la Musica Universalis o la armonía de las esferas, que sostiene que los planetas se mueven de acuerdo con las ecuaciones matemáticas y por lo tanto resuenan para producir una sinfonía inaudible, se la debemos a los pitagóricos. 

“La conclusión apoyó la idea de que los movimientos de los cuerpos celestes y los sonidos placenteros se relacionaban de la misma manera, es decir, por las mismas proporciones matemáticas”, agrega el experto.

“De allí la noción de cosmos como el todo ordenado según un mismo patrón explicable numéricamente”.

Las bajas pasiones

Una bella melodía que empleara las notas correctas, para los antiguos griegos, era así porque en ella se habían empleado adecuadamente las proporciones numéricas que se encontraban en consonancia con los astros.

Las relaciones entre lo más grande y lo más pequeño actuaban en conjunto y hacían posible comprender el principio que lo juntaba todo de la forma ordenada y armoniosa en que operaba.

Entonces, ¿cómo se explicaban los sonidos desagradables?

Pitágoras, con su música y sus cuerpos celestes, en perfecta armonía. 

“Como también era posible producirlos, los pitagóricos entendieron que deberían evitarse puesto que eran capaces de producir consecuencias tremendas en quienes los escucharan, ya que alterarían el buen equilibrio del cuerpo y la mente y estarían por fuera de las leyes del ordenamiento cósmico”, dice Rozental.

“Así que dedujeron que las bajas pasiones, la ira y la violencia podían excitarse por este medio, así como el sosiego y la tranquilidad podían inducirse mediante una música armoniosa y dulce”.

Diabolus in musica

Mucho siglos después, cuando el cristianismo había adoptado numerosos principios originados en la cultura griega y en la medida en que la práctica de la liturgia incorporó una diversidad de música, ciertos aspectos desagradables para el hábito auditivo -como el empleo de notas a distancia de segunda- se consideraron malévolos y por tanto, se excluyeron de los cánones musicales de la iglesia.

“Su empleo habría sido la intervención de lo diabólico. Resultaba necesario excluirlas, para evitar la presencia del diablo en la iglesia y en la mente y el espíritu de sus seguidores”, cuenta el experto.

La influencia de Pitágoras se sintió durante siglos en la música.

Todavía para el siglo XIX, algunas de estas ideas provenientes del siglo VI a.C. seguían en práctica.

“El violinista Nicoló Paganini es bien conocido por emplear lo que en latín se denominó como el diabolus in musica, unos acordes llamados también tritonos, que pertenecían a la práctica excluida por las reglas de lo bien ordenado”, señala Rozental.

“No obstante, Paganini fue un favorito del público y contribuyó a debilitar ciertos temoresasociados con lo que se consideraba bello y consonante, feo y disonante, cósmico y caótico, divino y demoníaco”.

Nuestro oído y gusto musical admiten hoy una mayor diversidad numérica que la antiguamente propuesta por los griegos y apreciamos la amplitud del sonido como parte de un cosmos en expansión.

El origen de las matemáticas

Los gustos cambiaron, pero los patrones que encontraron los griegos, no.

Poesía y música: Las nueve musas inspiran a Arión, Orfeo y Pitágoras, con la ayuda de la fuente de toda armonía. 

Los pitagóricos no fueron los primeros en usar algún tipo de matemáticas.

Hay algunas pruebas de que las marcas encontradas en huesos de la era del Paleolítico Superior hace 37.000 años fueron talladas y usadas para contar.

Sin embargo, fueron los primeros en buscar patrones.

Y lo que encontraron parece indicar que las matemáticas están a nuestro alrededor y son algo que descubrimos, una parte fundamental del mundo en el que vivimos.

Para ellos, las matemáticas eran tan reales como la música y eran más geniales y elegantes que cualquier cosa que la mente humana pudiera llegar a concebir.

Pero, fue lo que dijo una de las figuras más importantes de la Antigua Grecia sobre el origen de las matemáticas lo que aún hoy es la base de lo que creen muchos matemáticos.

BBC

 

Descargas

No Comments
  • Puede descargar desde aquí también el formulario de inscripción para su colegio: Hoja de Inscripcion PANGEA
    Una vez rellenado enviarlo a nuestro email: info@concursopangea.com
  • Si quiere ver la información esencial sobre nuestro concurso, descargue nuestro folleto informativo de para la Edición 2018/19: Dossier Pangea.pdf Válido
  • Si quiere ver la información esencial sobre nuestro concurso, descargue nuestro folleto informativo de para la Edición 2014/15 en versión pdf: Folleto Informativo Pangea
  • O si desea consultar más información acerca del concurso y cómo fue la edición 2013, también puede descargar nuestro catálogo en versión pdf: Catálogo Pangea Edición 2013/14

Categories: Descargas

La proporción áurea

No Comments

Phi (Φ,φ) es un símbolo cuyo nombre fue puesto en honor de Fidias (V a. C.), autor de grandes hitos arquitectónicos como el Partenón de Atenas.  Varios historiadores consideran que el gran Fidias había utilizado este número en sus obras arquitectónicas.

Fue el matemático estadounidense Mark Barr quien honró a Fidias nombrando al símbolo con Phi (sus iniciales).

Pero hoy vamos a hablar sobre una sucesión que se encuentra en la naturaleza de nuestro mundo, y su vínculo con ese símbolo tan asombroso, conocido como Phi.

La famosa sucesión descubierta por el italiano Fibonacci y el número de oro son prácticamente lo mismo, y demuestran la armonía de la naturaleza.

El matemático Pisano hizo una serie de descubrimientos, en el campo de la aritmética, que asombraron al mundo. Se trata del descubrimiento de la sucesión 0,1,1,2,3,5,8,13. Y resulta que de esta sucesión deriva el número áureo, representado como hemos visto por Phi(Φ,φ).

Tal y como señala Openmind, desde una perspectiva algebraica, para obtener el valor numérico de Phi tenemos que recurrir a la ecuación Φ= a/b.

Sería como sigue: cuando dividimos el total de la longitud del segmento (a+b), entre la parte más larga (a) tenemos el mismo resultado que al dividir la parte más larga (a) entre la más corta(b).

Y ¿cuál es el resultado de esta operación?: 1.6180339887, el número áureo.

¿Y dónde encontramos la proporción áurea?

Desde el logo de Google

A las pirámides de Egipto

En los pétalos de las rosas

O en estructuras cristalinas

¡Nos encanta!

Juegos sobre la proporción áurea (en inglés)